Hace poco les compartimos las ventajas de trabajar remotamente, ahora les compartimos el por qué esta práctica debería de ser lo normal o común en el ambiente laboral.

Nicholas Bloom, co-director del Buró Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos, afirma que el trabajar desde casa se está volviendo cada vez más común. En Estados Unidos el número de personas que no trabajan desde una oficina se ha triplicado en los últimos 30 años y aunque aún representa un porcentaje pequeño del sector laboral va en aumento. En países en vías de desarrollo ocurre un fenómeno similar, ya que debido al incremento en el uso de la tecnología ha llevado a que alrededor de un 20% de los trabajadores laboren desde casa por lo menos una parte del año.

Bloom realizó un estudio junto con la empresa China Ctrip. Eligieron a varios empleados y los dividieron en dos grupos: aquellos que cumplian con ciertos requisitos empezaron a trabajar desde casa 4 días a la semana, y los demás siguieron laborando desde la oficina. El estudio duró 9 meses y los resultados fueron inesperados para Bloom. No solo se había ahorrado en espacio de oficinas, si no que a pesar de lo que se creía los empleados que trabajaron desde casa incrementaron su productividad en un 13.5% comparado con los empleados que se quedaron en la oficina, es decir lo equivalente a un día más de trabajo por empleado.

Los resultados no sólo reflejaron una mejora en la productividad, las personas que trabajaron desde casa también reportaron descansos más cortos, menos días de enfermedad y tomaron menos tiempo libre. Este grupo también reportó menos deserción y mayor satisfacción laboral.

“La necesidad de ir a un lugar de trabajo 5 días a la semana comenzó porque la gente tenía que ir a una fábrica y hacer productos”, dice Bloom. “Pero las empresas que todavía tratan a los empleados de esa manera se encuentran cada vez más en desventaja”.

Las empresas necesitan empezar a aplicar esta forma de trabajo, pueden empezar por pocos días a la semana trabajando desde casa u ofrecer la opción de hacerlo en caso de emergencia o una situación especial. Y si la productividad disminuye, el empleado puede volver a estar en la oficina a tiempo completo.

En pocas palabras: el estudio muestra que las empresas tienen poco que perder, y mucho que ganar, al permitir que los empleados trabajen desde casa.

¿Cuál es tu opinión sobre el tema?

Recuerda que M’Ready te ayuda a llevar a cabo la transición de trabajar en una oficina a trabajar desde casa con sus consultorías personalizadas y herramientas de Office 365 a tu medida. ¡Contáctanos!

(Fuente de información: ideas.ted.com)